Proyecto Político de la Mancomunal

Los Repartidores en Chile

El derecho a la organización de todos y todas quienes trabajan está consagrado en el Artículo 2 del convenio N° 87 de la Organización Internacional del Trabajo (1948). Este derecho nos da la oportunidad de construir que tipo de organización queremos, cuales serán nuestras metas, nuestras estrategias y por supuesto lo que consideramos como una condición satisfactoria para desarrollar nuestro trabajo.

Desafortunadamente en Chile, si bien podemos organizarnos como trabajadores (sindicato) esta organización solo sería posible como «trabajadores independientes» ya que PedidosYa, Rappi o UberEats no se reconocen a ellas como empresas y no nos reconocen como trabajadores/as de sus plataformas,  llamándonos colaboradores, socios, partners u otros nombres con los cuales nos hacen creer que somos similares a ellos, pero sin tener control de la aplicación, de los turnos, de los pagos, de los clientes, de los negocios, de las ganancias, o en cosas tan específicas como a mantenernos conectados.

Sin embargo la construcción de un sindicato de trabajadores independientes, no nos da el primer derecho que queremos entregar al gremio: NO ser desvinculado / desconectado de manera arbitraria por las app.

La construcción de organizaciones capaces de tener una seguridad para los compañeros y compañeras de reparto ha sido nuestra intención desde la fundación de cada una, y en eso la Mancomunal nace como un espacio para compartir conocimientos de defensa al gremio y protección en toda circunstancia

Este trabajo lo expresamos de diferentes formas, entre ellas Actividades de Solidaridad, de lucha Sindical, Demandas Laborales y levantar cooperativas.

El trabajo sin embargo es incipiente y debemos primero fortalecer un espacio de intercambio y de protección a los repartidores y las repartidoras para que podamos alcanzar metas colectivas.

Ser parte de MAREA significará en la práctica

  1. comprometerse a participar de los espacios de reflexión sobre el presente y el futuro del trabajo de reparto, incluidas las asambleas que se realicen
  2. participar y apoyar las movilizaciones que la Mancomunal o las organizaciones que la componen realizan para visibilizar el trabajo de quienes repartimos en el país
  3. fomentar la organización de trabajadores y trabajadoras de reparto, a través de la participación en las organizaciones ya establecidas o formar las propias en aquellos espacios que no han sido abarcados (por ejemplo en ciudades sin organización, o en las cada vez más aplicaciones que existen)

Durante este tiempo, no existe una obligación de cuotas periódicas ni de aportes económicos, cada organización es responsable de sus finanzas.