Comunicado repartidores a partir de la decisión de las comunas de Vitacura, Las Condes, Providencia y Lo Barnechea para implementar el cobro de patentes a repartidores

Las organizaciones de repartidores constituidas en diferentes ciudades del país suscriben:

Las transformaciones tecnológicas han impactado nuestra vida diaria y por cierto las formas en las cuales se desarrollan las relaciones laborales y como los trabajadores de la GigEconomy nos relacionamos entre nosotrxs, con los empleadores y el entorno.

Es muy importante el último punto. El aumento de los trabajadores que transportamos productos en motos o bicicletas ha tenido un impacto en la ciudad y su ordenamiento… usamos calles, ciclovías, nos subimos a las veredas para acercarnos al restaurante, nos estacionamos lo más cerca posible de la casa, la oficina o el departamento de quien pidió el servicio para volver rápidamente al punto de conexión evitando penalización por las app o para prevenir el robo de la herramienta de trabajo. Transitamos por las ciudades, la hacemos parte de nuestro trabajo y evidentemente la transformamos. Damos la oportunidad inclusive de democratizar el acceso a ciertos productos que normalmente no se tenía acceso, por tiempo o por distancia.

Los repartidores (riders, deliverys, shoper, rappiteros, etc) facilitamos la conexión entre los negocios locales que necesitan vender sus productos y los clientes que adoptaron -de manera voluntaria o por necesidad, como efecto de la pandemia COVID19- modos de vida y pautas de consumo que han dejado al descubierto para las autoridades una realidad que veníamos señalando a través de cartas a los ministerios, reuniones con instituciones del Estado, denuncias en tribunales y que hacen más urgente que nunca regularizar la forma en la cual nos desempeñamos.

Sobre el reconocimiento laboral, hay una marcada tendencia en los últimos meses en diferentes tribunales laborales quienes nos reconocen derechos como trabajadores dependientes, entre ellos el conocido este 6 de octubre en la ciudad de Concepción donde la jueza señala la dependencia que tenemos con quienes administran las aplicaciones y contratan a través de un proceso de selección, entrega de antecedentes, charlas de inducción, registro con número de repartidor, asignación de ruta y control en tiempo real del lugar de conexión y desplazamiento.

A propósito de las condiciones señaladas presentes en el fallo señalado -y en materia propia de este comunicado- a nuestro juicio la decisión de algunas comunas del sector oriente de Santiago quienes señalaron un registro a través de patentes municipales para nuestro sector, van totalmente en contra de nuestro reconocimiento como trabajadores.

Sin consultarnos nada, invitarnos a mesas de conversación, preguntarnos o al menos enviado un correo o un mensaje en redes sociales para tener más información al respecto, nos enteramos por la prensa de esta propuesta entendiendo que en su justificación señalan la prevención de delitos en las comunas, registro de posibles accidentes, planificación para el uso de espacio público, entre otras ventajas a partir de un control de quien circula. La toma de decisiones sin consulta a los directamente afectados no puede continuar

Como señalábamos antes, las empresas dueñas de las App’s (Rappi, PedidosYa, Justo, Uber Eats, Cornershop, solo por mencionar las más conocidas) ya poseen sistema de hiper control de nuestro trabajo, y un sistema de registro como el señalado. Las empresas cuentan con mecanismos de seguimiento a través de los teléfonos móviles desde donde nos conectamos, para controlar inclusive si nos salimos del radio asignado para repartir, tomamos una calle para acortar viaje entre restaurante y cliente… hasta si paramos en una plaza pública a orinar por falta de servicios sanitarios.

La innovación y las ventajas que señalan los municipios a partir de los registro de repartidores además es impráctico. Las empresas dueñas de las aplicaciones se han extendido completamente en toda la ciudad y la posibilidad de inscribir un negocio local o realizar pedidos es igualmente amplio. Dado lo anterior clientes no se encuentran ni necesaria ni exclusivamente en las comunas desde donde nos debemos conectar para entrega, ni donde finalmente se entregará. Un cliente de la comuna de Vitacura, puede perfectamente comprar productos por ejemplo en la comuna de Peñalolén o Maipú, en ese caso ¿qué criterios tomará el fiscalizador?

Sobre las ventajas de la regulación a través de patentes, la Alcaldesa de Providencia apuntó en algunos temas centrales de nuestras demandas: primero agradecer ser llamados como trabajadores y señalar que repartimos para empresas. La aplicación es el instrumento de control y entrega de instrucciones, pero no es el empleador… él tiene nombre, rut, domicilio y se hace rico a costa de nuestra vida. Y segundo, en la preocupación por las condiciones mínimas de dignidad humana que no tenemos y que son casi obvias para cualquier trabajador en el país: un lugar para comer o para ir al baño.

Desde el municipio de Vitacura mencionaron el caso de Bogotá en Colombia, donde se implementó un registro similar. Preguntando a compañero y compañeras de las redes con las cuales trabajamos en la región señalaron su nulo impacto en las materias que se persigue mejorar. En el caso colombiano se implementó un código sobre los bolsos de los repartidores y su indumentaria, sin embargo los robos, la sensación pública del uso de veredas y los atochamientos fuera de los restaurantes no cesó. Cabe señalar que el pago es realizado por la empresa, no por los repartidores. Pero estos últimos tienen la obligación de comprar la mochila a la empresa. Finalmente si es un recargo al trabajador

Por todas las razones expuestas anteriormente, como gremio NOS OPONEMOS tajantemente a un sistema de patentes y registro como los anunciados por los municipios de la zona oriente de Santiago.

Además interpelamos a los municipios que la proponen ¿Cómo es posible que las comunas más ricas del país propongan pagos a costa de los ya empobrecidos y precarizados repartidores? Podrían avanzar con espacios sanitarios o de descanso para colación dado que el trabajo de reparto es esencial para el comercio local y su buen funcionamiento podría traer beneficios directos al comercio local en cuanto al fomento de empleo y las PYME. Sin embargo decide optar por castigos a los trabajadores. Recalcamos en este sentido, el aporte significativo de los repartidores en el periodo de pandemia, arriesgándonos en las precarias condiciones que se han presentado tanto a contagio de COVID19, como a la delincuencia por la exposición en horarios de toque de queda, por calles solitarias y con un aumento significativo de violencia hacia nuestros colegas.

El aumento significativo de las ventas en grandes cadenas de restaurantes tampoco significó ni por gesto, ni por apoyo de las aplicaciones ni de las mismas municipalidades a facilitar acceso incluso a los estacionamientos propios para esperar pedidos en él y no en veredas entorpeciendo la circulación de peatones

Pero aún más importante para nuestro sector. La responsabilidad de ordenar el reparto y fiscalizar si las personas repartiendo cumplen con los recorridos, son los titulares o no tienen relación con la aplicación es responsabilidad de la empresa, no de los repartidores de ir a los municipios a decirle a la autoridad que trabajan para un tercero. Tampoco creemos que deba estar entre las responsabilidades de los municipios el organizarle a las empresas de app registros de sus trabajadores, de su producción y su plan de negocios. De existir voluntad por parte de los municipios para regular a las aplicaciones, está deber ser primero con nuestro reconocimiento de trabajador/a, obligar a que sean las app quienes cuenten con espacios destinados a la espera de los pedidos o los coordine con los negocios y autoridades locales, incluso para esperar en los tiempos pasivos, mientras esperamos el mensaje con asignación de pedido.

Los repartidores no somos PYME, ni microemprendedores. Somos trabajadores y trabajadoras, y es responsabilidad de las empresas proteger nuestros derechos

Santiago, Concepción, Valparaíso, Viña del Mar, 16 octubre 2020

Firman:

  • Mancomunal de Repartidores de Aplicaciones

  • Riders Unidos Ya

  • Repartidores Penquistas

  • Repartidores V Región

  • Ni Un Repartidor Menos Chile

Los esenciales

En estos meses de pandemia, muchos colores se ven en las calles. Además de las mascarillas multicolores, vemos motos y bicicletas con llamativas cajas de colores algunas de rojo, verdes, otras naranjas, inclusive negras y amarillas, todas ellas transitando de un lado a otro en la ciudad.

Yendo y viniendo de un lado a otro suenan los ruidos del motor mosquito, o del cansado ciclista. Se les escucha al pasar por las avenidas principales de las ciudades. Pero esas mochilas no van solas…. son cargadas por miles de trabajadores invisibilizados y precarizados

Se agrupan cerca de locales de comida rápida, a las afuera de los diferentes mall que inundan la ciudad. En algunas estaciones de servicio, strip center, farmacias, o en cualquier lugar donde haya un producto al cual un cliente no puede ir, sea por tiempo, por gusto o por confinamiento

Ellos y ellas, quienes están en la espera de recibir una notificación en el teléfono…. son los esenciales.

Corren todo el día. Con comida rápida de un McDonals, de un KFC o del servicentro. Pero no solo la hamburguesa, la pizza o el sushi van en sus mochilas. Si el cliente así lo pidió, llevan mercadería, frutas, alcohol, cigarros y lo que se requiera. También de un supermercado, con un carro lleno en caminó al estacionamiento para que quien lo quiera ir a retirar al subsuelo del local, o al motorista o ciclista que acomoda los kilos de peso entre bolsas de papel y la mochila para llevar a destino cada uno de lo solicitado por una app.

Ellos y ellas son los y las trabajadorxs de aplicación, los deliverys, shoper, rapitenderos, riders, y otros anglicanismos adaptados al español. Ninguno de ellos tiene reconocimiento laboral. ninguno de ellos tiene derecho a usar un baño. ¿lugar para comer? pfff. Tampoco tienen espacios donde descansar más que al lado de sus vehículos de trasporte, junto al pedido y la miseria recibida por partirse la espalda y la por cargarlo.

Ese deambular esperando un pedido por las calles hace que cada uno de quien reparte tenga muchas historias para compartir.

Pero sin duda, la más importante es la historia de abandono del Estado.

Esta semana, la municipalidades quieren sumarle a toda la precariedad que vivimos, la obligación de hacernos pagar por un permiso para trabajar entre los lindes del territorio que administran. ¿Hay algo más bajo que pueden hacerle a los trabajadores de aplicación?.

Como trabajadores nos quieren obligar a pagar permisos para circular por las calles, pero además pagamos impuestos… sin contar que ya la empresa nos cobró al ingresar obligándoles a comprar una mochila, una polera, un cortaviento, mascarilla solo para la posibilidad de trabajar recibiendo un pedido por parte de la aplicación.

Es de conocimiento del rubro los cientos de compañeros y compañeras con problemas económicos, que pagan para cuidar a sus hijxs mientras reparten, que pagan alquiler, pagan comida, pagan mochilas y ropa corporativa, y ahora deberán pagar patentes

Estamos abandonados, precarizados, descontentos, y en la espera que el Estado cambie esto.

Andrés Segura, repartidor de Rappi en la Ciudad de Santiago. Vocero Ni Un repartidor Menos

Jornada de paralización repartidores de Concepción

En el marco de la jornada del paro nacional de repartidores del 8 de Octubre, la organización Repartidores Penquistas se manifestó a las afueras del principal punto de encuentro de los riders de la provincia.

El resumen de manifestación la puedes ver en el siguiente video:

La organización y cooperación entre repartidores es la clave para torcerle el brazo a las empresas transnacionales que se enriquecen a costa de nuestros implementos de trabajo e incluso de nuestras vidas. Por lo mismo, estas últimas son las responsables de entregarnos seguros y condiciones laborales dignas para todos y todas.

Únete a la lucha, organízate y haz valer tus derechos!!

Búscanos en Instagram como @repartidores_penquistas

Por primera vez en Chile: Tribunal del Trabajo de Concepción decreta que EXISTE relación laboral entre PedidosYA y sus trabajadores/as

El fallo contra la plataforma de pedidos señala que “el demandante prestó servicios bajo vínculo de subordinación y dependencia de la demandada”. La empresa deberá cancelar todas las indemnizaciones por despido injustificado y reincorporar al trabajador afectado.

Martes 06 de octubre 2020. Primero fue en España con la empresa GLOVO, ahora en Chile con PedidosYA. El Tribunal del Trabajo de Concepción, este lunes 5 de octubre en la noche, falló a favor del trabajador de reparto que demandó a la empresa de plataforma PedidosYA, en mayo de este año, por despido injustificado y solicitando a la justicia que se decretara la existencia de una relación laboral, para el pago de indemnizaciones y otros.
La sentencia, dictada por la jueza Ángela Hernández Gutiérrez, señala que “la relación laboral nace a la vida jurídica cuando se reúnen los elementos que la configuran, independientemente de la calificación que puedan darle una o ambas partes. Pues, en materia de derecho del trabajo, reina como principio el de primacía de la realidad, que significa que en caso de discordancia entre lo que ocurre en la práctica y lo que surge de los documentos y acuerdos, debe darse preferencia a lo primero, es decir, a lo que sucede en el terreno de los hechos”.
Y agrega que “el demandante prestó servicios bajo vínculo de subordinación y dependencia de la demandada, al estar sujeto a órdenes e instrucciones, ser supervigilado en sus labores, percibiendo las sumas de rigor por sus servicios, finalmente, con una frecuencia semanal previa liquidación efectuada por la recaudadora. El actor finalmente debía someterse a la modalidad de trabajo impuesta por la empresa demandada en forma continua y permanente, como son los insumos que utiliza, la forma de desempeñar sus funciones, las zonas y turnos asignados por la demandada”.
Asimismo, la sentencia señala que todas aquellas consignas que ocupan las empresas respecto trato con las y los repartidores como: “libre de elegir su jornada, libre de decidir si se conecta o no a la aplicación, llega a ser su propio jefe”; son falsas, ya que según el fallo “bajo esta libertad para conectarse está la sanción de ser bajado de calificación, de no poder elegir el turno que mejor remuneración le entregue, pudiendo incluso ser dado de baja de la aplicación, el actor tampoco tiene libertad sobre cómo realiza su función, pues está condicionado a los pasos que le otorga la demandada y siempre está siendo calificado a fin de comprobar si cumple su cometido conforme a las instrucciones de la demandada, siendo castigado si no lo hace, con una baja calificación que termina incidiendo en sus remuneraciones”.
En este contexto, Fernando Gallardo desde de la Agrupación de Repartidores Penquistas dijo que la sentencia deja en claro que “somos trabajadores, no somos independientes, no es una relación entre iguales. Como bien lo dictaminó la jueza, hay un encubrimiento de la relación laboral por medio de un contrato de naturaleza civil (…) creemos que este es un fallo categórico e histórico para Chile, para toda Latinoamérica y para todos los trabajadores de Aplicaciones del mundo y esperamos que con este fallo se proteja la vida y el trabajo de nuestros colegas”.
Por su parte, el abogado Pablo Zenteno de Fundación FIEL, patrocinante de la primera demanda colectiva contra PedidosYa en Santiago, valoró el dictamen y que los tribunales determinarán la laboralidad de los repartidores. “Si bien esta es una sentencia de primera instancia, marca sin duda un hito que destruye muchas posiciones erróneas que sostienen las plataformas para sostener su argumentación. Esperamos que esto vaya marcando una línea porque si bien una sentencia en Chile tiene efectos particulares para el caso concreto, si es una importante doctrina judicial que se va marcando en la materia y que esperamos que en los otros juicios que están pendientes se haga un eco en la misma dirección”, afirmó.
En el escenario legislativo, esta tarde (17.00 horas) se votará en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados y Diputadas el proyecto de Ley que busca regular y dar derechos laborales a las y los trabajadores de reparto.

Soporte de Aplicaciones

A propósito de la publicación realizada en Instagram sobre los gastos que asume el repartidor en caso de que un pedido sea rechazado por el cliente, y la respuesta que entregó la cuenta oficial de Rappi Chile en el post el equipo @riderunidosya señala:

«Consideramos que las verdaderas soluciones se logran mejorando las condiciones de repartidores/as, y que estas sean condiciones equilibradas y justas para ambas partes, como por ejemplo similares a las condiciones que brindaban en años anteriores las apps cuando se respetaba la autonomía al trabajador y donde la verdadera discusión era pagos de incentivos por productividad y no por la coacción.

En su momento apenas empresas como Rappi empezaron a posicionarse en el mercado del delivery, dichas condiciones han ido variando a favor exclusivo de la empresa y en detrimento a sus trabajadores. Resaltamos que esta es tan solo una de tantas deficiencias que como apps existen hoy en día.

Además de esto siguen los bloqueos indefinidos injustificadamente, no se reconoce el tiempo de espera de los repartidores/as en locales con mayor demanda de pedidos, se sigue exigiendo tiempos de conexión, cuando hay baja demanda se les paga mucho menos del mínimo y no se mantiene una tarifa adecuada a las distancias recorridas por km.

A estos problemas, el repartidor no cuenta con una respuesta oportuna ni eficaz en cuanto al soporte disponible -al cual se refiere RappiChile en el comentario- y en la mayoría de los casos un repartidor puede enviar más de 4 correos donde no tiene jamás una respuesta satisfactoria. A eso le sumas los robos o accidentes durante la jornada laboral donde tampoco hay ningún tipo de protección y mucho menos respuesta. También el tema de las zonas catalogadas por la mayoría como zonas rojas donde hay mayor cantidad de hurtos y atracos y donde las empresas no toman la decisión de cerrarlas o desarrollar un sistema de prevención hacia la flota.

  1. Nuestra organización ha estado abierta a presentarles un plan de mejoras para conseguir las condiciones adecuadas tanto para la empresa como para los que ejecutan la labor entre ellas algunas como por ejemplo
  2. Cuando un pedido lo cancela el cliente se debe valorar el tiempo que presta el repartidor, ya que la responsabilidad recae sobre nosotros y corre el riesgo del bloqueo indefinido
    La plataforma debe mejorar los tiempos para los elementos que en ella se incluyen -como por ejemplo repartidor, local y usuario- y así reducir los tiempos de entrega y de elaboración de pedidos.
  3. Como función de la empresa no solo debe estar el hacer alianzas estratégicas y comerciales -como por ejemplo la que hicieron el año pasó con la Marca reconocida de ropa HM- sino también desarrollar alianzas con locales que hagan mantención de bicicletas y motos donde allí de acuerdo al rendimiento del repartidor/as se le ofrezcan los mejores descuentos»

Rappi, todos sabemos que han invertido dinero significativamente en alianzas comerciales y en publicidad… ¿por qué no invertir también en los repartidores, ofreciéndoles beneficios como por ejemplo seguro contra accidentes, o seguros para la protección del patrimonio personal de los que hoy por hoy se sacrifican a diario por la empresa en las calles? Pero seguro de verdad con pólizas de seguro definidas, donde se especifique claramente la cobertura y los monto a asegurar. Es obvio que este beneficio se debe pagar por ambas partes pero ¿por qué no darles esa opción a los repartidores que ellos elijan?… mientras avanzamos a nuestros derechos como trabajadores

Descarga el comunicado oficial aqui