Comunicado repartidores a partir de la decisión de las comunas de Vitacura, Las Condes, Providencia y Lo Barnechea para implementar el cobro de patentes a repartidores

Las organizaciones de repartidores constituidas en diferentes ciudades del país suscriben:

Las transformaciones tecnológicas han impactado nuestra vida diaria y por cierto las formas en las cuales se desarrollan las relaciones laborales y como los trabajadores de la GigEconomy nos relacionamos entre nosotrxs, con los empleadores y el entorno.

Es muy importante el último punto. El aumento de los trabajadores que transportamos productos en motos o bicicletas ha tenido un impacto en la ciudad y su ordenamiento… usamos calles, ciclovías, nos subimos a las veredas para acercarnos al restaurante, nos estacionamos lo más cerca posible de la casa, la oficina o el departamento de quien pidió el servicio para volver rápidamente al punto de conexión evitando penalización por las app o para prevenir el robo de la herramienta de trabajo. Transitamos por las ciudades, la hacemos parte de nuestro trabajo y evidentemente la transformamos. Damos la oportunidad inclusive de democratizar el acceso a ciertos productos que normalmente no se tenía acceso, por tiempo o por distancia.

Los repartidores (riders, deliverys, shoper, rappiteros, etc) facilitamos la conexión entre los negocios locales que necesitan vender sus productos y los clientes que adoptaron -de manera voluntaria o por necesidad, como efecto de la pandemia COVID19- modos de vida y pautas de consumo que han dejado al descubierto para las autoridades una realidad que veníamos señalando a través de cartas a los ministerios, reuniones con instituciones del Estado, denuncias en tribunales y que hacen más urgente que nunca regularizar la forma en la cual nos desempeñamos.

Sobre el reconocimiento laboral, hay una marcada tendencia en los últimos meses en diferentes tribunales laborales quienes nos reconocen derechos como trabajadores dependientes, entre ellos el conocido este 6 de octubre en la ciudad de Concepción donde la jueza señala la dependencia que tenemos con quienes administran las aplicaciones y contratan a través de un proceso de selección, entrega de antecedentes, charlas de inducción, registro con número de repartidor, asignación de ruta y control en tiempo real del lugar de conexión y desplazamiento.

A propósito de las condiciones señaladas presentes en el fallo señalado -y en materia propia de este comunicado- a nuestro juicio la decisión de algunas comunas del sector oriente de Santiago quienes señalaron un registro a través de patentes municipales para nuestro sector, van totalmente en contra de nuestro reconocimiento como trabajadores.

Sin consultarnos nada, invitarnos a mesas de conversación, preguntarnos o al menos enviado un correo o un mensaje en redes sociales para tener más información al respecto, nos enteramos por la prensa de esta propuesta entendiendo que en su justificación señalan la prevención de delitos en las comunas, registro de posibles accidentes, planificación para el uso de espacio público, entre otras ventajas a partir de un control de quien circula. La toma de decisiones sin consulta a los directamente afectados no puede continuar

Como señalábamos antes, las empresas dueñas de las App’s (Rappi, PedidosYa, Justo, Uber Eats, Cornershop, solo por mencionar las más conocidas) ya poseen sistema de hiper control de nuestro trabajo, y un sistema de registro como el señalado. Las empresas cuentan con mecanismos de seguimiento a través de los teléfonos móviles desde donde nos conectamos, para controlar inclusive si nos salimos del radio asignado para repartir, tomamos una calle para acortar viaje entre restaurante y cliente… hasta si paramos en una plaza pública a orinar por falta de servicios sanitarios.

La innovación y las ventajas que señalan los municipios a partir de los registro de repartidores además es impráctico. Las empresas dueñas de las aplicaciones se han extendido completamente en toda la ciudad y la posibilidad de inscribir un negocio local o realizar pedidos es igualmente amplio. Dado lo anterior clientes no se encuentran ni necesaria ni exclusivamente en las comunas desde donde nos debemos conectar para entrega, ni donde finalmente se entregará. Un cliente de la comuna de Vitacura, puede perfectamente comprar productos por ejemplo en la comuna de Peñalolén o Maipú, en ese caso ¿qué criterios tomará el fiscalizador?

Sobre las ventajas de la regulación a través de patentes, la Alcaldesa de Providencia apuntó en algunos temas centrales de nuestras demandas: primero agradecer ser llamados como trabajadores y señalar que repartimos para empresas. La aplicación es el instrumento de control y entrega de instrucciones, pero no es el empleador… él tiene nombre, rut, domicilio y se hace rico a costa de nuestra vida. Y segundo, en la preocupación por las condiciones mínimas de dignidad humana que no tenemos y que son casi obvias para cualquier trabajador en el país: un lugar para comer o para ir al baño.

Desde el municipio de Vitacura mencionaron el caso de Bogotá en Colombia, donde se implementó un registro similar. Preguntando a compañero y compañeras de las redes con las cuales trabajamos en la región señalaron su nulo impacto en las materias que se persigue mejorar. En el caso colombiano se implementó un código sobre los bolsos de los repartidores y su indumentaria, sin embargo los robos, la sensación pública del uso de veredas y los atochamientos fuera de los restaurantes no cesó. Cabe señalar que el pago es realizado por la empresa, no por los repartidores. Pero estos últimos tienen la obligación de comprar la mochila a la empresa. Finalmente si es un recargo al trabajador

Por todas las razones expuestas anteriormente, como gremio NOS OPONEMOS tajantemente a un sistema de patentes y registro como los anunciados por los municipios de la zona oriente de Santiago.

Además interpelamos a los municipios que la proponen ¿Cómo es posible que las comunas más ricas del país propongan pagos a costa de los ya empobrecidos y precarizados repartidores? Podrían avanzar con espacios sanitarios o de descanso para colación dado que el trabajo de reparto es esencial para el comercio local y su buen funcionamiento podría traer beneficios directos al comercio local en cuanto al fomento de empleo y las PYME. Sin embargo decide optar por castigos a los trabajadores. Recalcamos en este sentido, el aporte significativo de los repartidores en el periodo de pandemia, arriesgándonos en las precarias condiciones que se han presentado tanto a contagio de COVID19, como a la delincuencia por la exposición en horarios de toque de queda, por calles solitarias y con un aumento significativo de violencia hacia nuestros colegas.

El aumento significativo de las ventas en grandes cadenas de restaurantes tampoco significó ni por gesto, ni por apoyo de las aplicaciones ni de las mismas municipalidades a facilitar acceso incluso a los estacionamientos propios para esperar pedidos en él y no en veredas entorpeciendo la circulación de peatones

Pero aún más importante para nuestro sector. La responsabilidad de ordenar el reparto y fiscalizar si las personas repartiendo cumplen con los recorridos, son los titulares o no tienen relación con la aplicación es responsabilidad de la empresa, no de los repartidores de ir a los municipios a decirle a la autoridad que trabajan para un tercero. Tampoco creemos que deba estar entre las responsabilidades de los municipios el organizarle a las empresas de app registros de sus trabajadores, de su producción y su plan de negocios. De existir voluntad por parte de los municipios para regular a las aplicaciones, está deber ser primero con nuestro reconocimiento de trabajador/a, obligar a que sean las app quienes cuenten con espacios destinados a la espera de los pedidos o los coordine con los negocios y autoridades locales, incluso para esperar en los tiempos pasivos, mientras esperamos el mensaje con asignación de pedido.

Los repartidores no somos PYME, ni microemprendedores. Somos trabajadores y trabajadoras, y es responsabilidad de las empresas proteger nuestros derechos

Santiago, Concepción, Valparaíso, Viña del Mar, 16 octubre 2020

Firman:

  • Mancomunal de Repartidores de Aplicaciones

  • Riders Unidos Ya

  • Repartidores Penquistas

  • Repartidores V Región

  • Ni Un Repartidor Menos Chile

Publicado en Uncategorized.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *